LITERAUTAS JUNIO


EL HOMBRE AFORTUNADO

Llevaba un hacha en la mano para armar la caja de madera. Terminé de colocar los últimos clavos de la estructura; tan solo me quedaban por agregar un par de cartones rígidos y el paquete estaría pronto. Dentro de la caja estaba Tim, desconectado. Mi trabajo había concluido. Quizá me enviasen otro robot para entrenar, quizá no. Había sido una experiencia interesante, fascinante por momentos. ¡Tanto que me atrapó!
   Miré sin emoción el equipo apagado. He pensado mucho en los robots todo este tiempo, he leído y estudiado acerca de ellos. ¿No sé por qué pienso ahora en lo sencillo y útil que sería disponer de un interruptor? y, cuando se deseara, desconectarse del mundo por un tiempo. Accionar la llave, apagarse y esperar que la tierra diera unas vueltas alrededor del sol, que algunos sucesos cambiaran o se amortiguaran. Volver a accionar el interruptor cuando el péndulo de la historia propia se alejara de los extremos.
   Me obsesionó que la matemática de las redes neuronales, leí en algún lado que es así como llaman a los sistemas que aprenden, estuviera basada en un modelo simplificado del funcionamiento de nuestras propias neuronas. Estamos tan próximos. Pero no lo estamos. No se trata de neuronas reales, es tan solo un modelo… sea lo que sea algún día quisiera entender cómo funcionan.
   Antes de finalizar mi trabajo, por largo rato, rememoro las etapas por la que habíamos pasado: Tim de compras en la disquería, más tarde invitando a una chica a bailar. Tim escribiendo una historia sobre una hoja en blanco. Tim en la fiesta para niños, haciendo malabares en la cueva del dragón. Y aquella rara historia, más antigua, de Tim como mensajero. Un software, una electrónica y un formato exterior en plena evolución. Me parece ahora que el proceso de aprendizaje es algo… ¡tan aleatorio! ¡Pobre¡ El nunca llegará a tener una conciencia, una noción de ser, de existir. Al menos no me imagino como.
   Vuelvo a repasar las historias —no prestando atención a su comportamiento, a veces por demás gracioso, visto desde el exterior— intentando capturar esos momentos desde su propio interior, como si fuera yo mismo el robot. ¿Cómo habrá vivido Tim esos momentos?
La camioneta estaba detenida en la vereda y dos jóvenes esperaban junto a la puerta de la casa de mi madre.
   Mientras coloco los dos últimos cartones a la caja me parece revivir las etapas desde su interior, observar con detalle las fotos de las chicas que irían a la discoteca. Elegir una. ¿Cómo hice eso? Más tarde invitarla… ¡Caramba! Veo con total nitidez las imágenes de todas las chicas. Veo como en una película lo acontecido en la pista de baile y me molesta. ¡Pude haber reaccionado de otra manera! ¡Dar un par de golpes a ese imbécil! ¿Tal vez estuvo mejor la forma en que procedí? En que procedí como Tim. No dudo que fue mejor…
   ¿Y con los niños? Debí preparar mejor la escena. Usar solo una caja, cuadrada, fue no darles importancia. Ellos lo notaron. Se percataron de que no fueron importantes para mí, digo para Tim. La próxima vez lo tendré en cuenta. La alegría de los niños es contagiosa. Me gustan los niños.
   Miro hacia el exterior de la caja y, sin asombro, veo a mi entrenador conversando con los transportistas mientras bajaban una caja de madera. El interruptor no desconectaba todas las funciones después de todo. En tantas oportunidades miré dentro del insondable mundo de Tim que ahora soy un robot. ¡Yo soy un robot!
   Hay algo extraño en mí. Mis recuerdos son diferentes. Rememoro de la misma manera esos hechos recientes… la discoteca, la cueva, como a Ben-Hur en su cuadriga. Soy yo, y no sé qué edad tengo, ni como me llamo. ¿Tim?
   Han colocado los dos cartones faltantes. La caja se levanta, me están subiendo a la camioneta. Pienso en mi entrenador, ¿qué pasará por su mente de robot? Es probable que decida escribir una serie de cuentos, donde, con mucho detalle describa mi proceso de aprendizaje. Quizá vaya más lejos y proponga una mejor manera de lograrlo.
   La caja está cerrada y se mueve con la camioneta recorriendo las calles, la oscuridad es total. Es fantástico como veo la trayectoria en el mapa, es sensacional como veo en detalle el recorrido. ¡Con que facilidad percibo el tiempo! ¡Con que facilidad calculo velocidades y genero gráficos en mi cabeza! ¿Cabeza?
¡Es como si me hubiera transformado en un hombre afortunado!

Comentarios

  1. Interesante y creo que filosófico también. creo que daré una segunda lectura.
    muy bueno.

    PD: vengo de literautas, saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, M.T Andrade!

    Me toca comentarte, púes bien empezare por los errores que vi que de hecho solo fueron dos.
    “¡Pobre¡” error en signos, y “Al menos no me imagino como.” Falta acento en cómo.

    En cuanto a la historia es un tanto confusa, empezando por el comienzo siento que el inicio no tiene que ver con la historia “Llevaba un hacha en la mano para armar la caja de madera” (Que yo sepa las hachas no sirven para armar cosas al contrario. Veo en tu relato a un hombre muy enfocado en su trabajo y de cierta manera hace una actividad repetitiva que de tanto ver a esos robots ya se siente uno de ellos.

    No me parece que sea algo filosófico como te lo comentaron y explicara el porqué, si en tu proceso de escritura te imaginaste a un ser humano y ese ser humano es quien se imagina todo, es solo eso imaginación sobre las vivencias de tim, pero en la psique del ser humano y por mas que se imagine que es tim, jamás será tim, y eso para nada es filosófico, podemos o interpretar que el sujeto trata de escapar de su realidad y fantasear de esa manera es su escape.

    Ahora que si suponemos que quien ve la vida de Tim, es otro robot (otro tim) es sabido que un robot de tal forma no puede filosofar en base a sus parámetros programables ya que para un robot no existe la filosofía explícitamente, existe la lógica, y si tim robot es un entrenador para otros tim, entonces esas vivencias no vividas de otros tim pero que ya tiene el tim entrenador, son esas que va a trasmitir a otros tim, por lo tanto no son vivencias reales sino más bien sucesos (videos) retransmitidos entre unidad y unidad.
    Aun en lo confuso de la historia y que este a libre interpretación del lector, no deja de ser interesante el relato.
    De mi parte es todo y te espero en el 16 de la lista.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos tipos de hachas, para corte, para astillar... también las hay pequeñas que tienen un martillo para clavar y una uña para sacar clavos. (El uso responde al reto de literautas, pude haber dicho: martillo en mano...)
      Sin duda que la interpretación la realiza el lector. Solo puedo decirte que puede tratarse de un relato fantástico y el entrenador se ha transformador en el robot, o bien que el robot que está formando su manera de pensar haya comenzado a verse como el entrenador.
      El texto menciona la forma constitutiva de los "elementos" que aprenden para expresar que tal vez el robot se parezca más a nosotros que a una computadora convencional.
      Gracias por el comentario.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Día de la Virgen de Betharram

LA AVENTURA DE TIM EL ROBOT