LITERAUTAS MARZO


Ejercicio de escritura “Móntame una escena” (marzo, 2018)

El robot en la disquería

     Estaba aburrido de ir con Tim al cine, al teatro, a conciertos, era el momento de acompañarlo a una tienda de discos. Tim es un robot que se encuentra en estado de experimentación, de programación diría mejor. Se supone que aprende, y por lo tanto su enseñanza consiste en pasearlo por diferentes sitios para que interactúe.
     La única precaución consistía en evitar un contacto directo con las personas, ya que sus movimientos, especialmente sus gestos, no eran todavía completamente humanos. Hice que se pusiera un canguro, se colocara la capucha hasta los ojos y le mostré como caminar algo encorvado con unos cables de utilería en sus orejas falsas.
     De esta forma ingresó al local sin ningún tipo de orientación. Se detuvo unos pasos después de haber ingresado, observó y continuó caminando de forma muy lenta. Tomó los auriculares que pendían de una estantería y comenzó a escuchar música, como un cliente más. Alguien le dijo: —Quítate los que traes puestos o no vas a escuchar nada. —Tim hizo una seña con el pulgar hacia arriba y continuó registrando datos. Tomó un cd con la figura de un gato y lo reprodujo.
     Con la cabeza gacha se dirigió a la cajera, una morocha de pelo renegrido y tez muy blanca, camisa negra y jeans repletos de tajos. Miró sobre el escritorio de la muchacha que aburrida había estado dibujando a lápiz. Había esquemas sombríos: ataúdes cruces en un cementerio, rostros monstruosos con largos dientes. «Parece que el sol no la quema, parece un vampiro que sale de día» fue el comentario que leí en el móvil.
     El software le permite dialogar sin dificultades e identificar todo tipo de rostros, así que salió con su adquisición en la mano, triunfante sin mostrar satisfacción. Había pasado la prueba.
     La siguiente meta consistiría en ingresar a una disquería y bailar por unos momentos con una chica. En el aire destellante y ruidoso de esos ambientes nadie notaría sus facciones imperfectas.
     Le hice observar diferentes imágenes de chicas grabadas en la disquería, para que eligiera una y no dudara al momento de la invitación. Nos aburrimos de mostrarle imágenes recolectadas en días anteriores. «Nosotros solemos  elegir por sentimientos, por gustos, por caprichos, por timidez, ¿cómo elegirá él?» me pregunté. Ninguna le gustaba; de pronto nos sorprendió: —Elijo a la bruja para bailar. La de la tienda de discos. Debimos buscar otro local, a la que ella concurriera.
     Llegada la noche ingresó y en segundos se adaptó a las luces. Las imágenes que trasmitía mostraban un lugar muy diferente, un ambiente con una iluminación fija y potente donde se divisaban a la perfección los rostros de los jóvenes. En segundos divisó a la Bruja, cuya vestimenta había cambiado poco. Estaba en un grupo y en ese momento se dirigía a la pista y comenzaba a bailar con un muchacho fornido y atlético.
     Esa acción no le dijo nada, de modo que comenzó a imitar los pasos del baile, parecía que un tronco se estuviera moviendo, claro, al compás de la música que seguía a la perfección. Por un momento los tres se movieron juntos en la pista, unos minutos después Tim se había interpuesto entre ellos y se había acercado mucho a la muchacha de negro.
     La música cambiaba pero no se detenía y así cambiaba la forma en que como autómata seguía los pasos de baile.  —¿Qué haces, imbécil? —gritó el muchacho y lo empujó, primero más bien suave y luego con fuerza. El robot no estaba diseñado para esas acciones, perdió estabilidad y cayó. Así permaneció sentado en la pista.
  —¿Acaso estás loco Roberto? —gritó la Bruja y empujó el grandote irritada, pese a su menuda apariencia. El chico rio y rio. Ella dio un beso en la mejilla del pobre mecanismo que se incorporaba con dificultad y se alejó. Él permaneció de pie en medio del vacío creado en la pista. Los jóvenes reanudaron el baile y todo continuó.
     Me asombró el detalle de las imágenes durante el incidente: rostros de chicos divertidos, enojados, curiosos, indiferentes. ¡Qué profundidad de análisis! Había captado cada detalle, aun en esas circunstancias. Así comenzaba a ampliarse su base de datos de manera alarmante.
     Deberé pedir que rediseñen su estructura antes de continuar. Seguro que las plaquetas electrónicas continuaron funcionando por pura casualidad. Será necesaria mucha paciencia para que aprenda a tomar decisiones propias…
     Mientras tanto permaneceremos a la espera de que Literautas nos propongan su próxima misión, su próximo reto.

Comentarios

  1. Muy bueno Marcos. ¿En realidad crees poder seguir los retos de Literautas con ese personaje? Lo veo difícil. Un cuento fluido. ¿Será acaso el mismo robot de tu cuento de octubre pasado? Aquel que debía comenzar con "era más que un simple robot..."

    ResponderEliminar
  2. Hola carmen, he agregado en la página ROBOT el cuento de octubre.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Marcos, me ha parecido muy original el personaje Tim. Podrías continuar por la linea de las aventuras de un robot, con algunos elementos de Haruki Murakami , tal vez llegue a convertirse en algo como un mito. Enhorabuena. Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Cristóbal, hace un tiempo que vengo postergando la lectura de Murakami, me lo han recomendado en varias oportunidades. Acabo de comprar 1Q84, veremos... Saludos

      Eliminar
    2. Ah, esa novela es muy interesante. Es larguísima y tiene pasajes que se repiten a través de los diferentes personajes de la obra. Me hubiera gustado que ese trabajo se hubiera llamado "La crisálida transparente" o algo así. Que disfrutes la lectura. Por cierto, si quieres conseguirla hay un sitio: biblioteca.org
      Prueba bajarla. Un abrazo y suerte.

      Eliminar
  4. Hola Marcos, buen relato. Te va a dar mucho trabajo enseñar a Tim. Llévalo al gimnasio y enséñale a boxear. Esperaré al mes próximo para ver como va este muchacho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Saludos MT Andrade. Informate que ya estás en el recopilatorio que elaboré para el taller.
    Tu relato, viendo el cuadro a distancia, me ha gustado. La idea de la robótica es cada día menos ciencia ficción, para quedarse en ciencia.
    En cuanto a tu relato, hay algunos verbos que cambian de tiempo. Al inicio del relato, todo parece ocurrir en Presente (es, encuentra, supone, aprende, consiste), pero más adelante parece que transcurre en Pasado (ingresó, detuvo, continuó, tomó). La abreviatura para Disco Compacto, o Compact Disc, es DC o CD, en mayúsculas.

    Veo que tu escena esta ligada a una anterior, y que a su vez, parece que esperas continuarla; así que está parece que nos relata un evento, y no una historia. Así que nos obligarás a seguirte.
    Un placer, ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola K. Marce.
      Es así, pronto en el bar, no sabremos si en la mesa de al lado no hay un robot entrenando..
      Lo de los tiempos verbales es un aspecto que me está costando corregir.
      Gracias

      Eliminar
  6. Buenas, MT Andrade.

    Me ha gustado tu relato. Parece que forma parte de una historia mucho más grande, pero aun así es imposible entender la situación.

    No sé si lo haces con algún propósito, pero utilizas varias veces la palabra "ingresó", en algunos casos de manera muy seguida y resulta un poco repetitivo.

    Se te coló una raya de diálogo que no empieza al principio de la línea, no sé si me explico.

    Y en estos dos casos, yo habría puesto punto y aparte, pues no explica nada más del diálogo:
    "(...)gritó el muchacho y lo empujó, primero más bien suave y luego con fuerza. El robot no estaba(...)"
    "(...)gritó la Bruja y empujó el grandote irritada, pese a su menuda apariencia. El chico rio y rio. Ella dio(...)"

    Estaremos pendientes de las aventuras de Tim y su aprendizaje.

    Yo también participo en el taller de literautas del mes de marzo, mi relato es el número 20: Canela, Vainilla e Incienso.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en el próximo cuento intentaré agregar algún detalle acerca de como aprende un software. A nivel muy general por supuesto, que es la única forma que manejo.
      Gracias por las correcciones. Hablando de soft hice un macro para que me cuente las palabras repetidas en el texto de word, con esto veré si puedo lograr alguna mejoría.
      No comprendo lo de la raya que no comienza al principio. ¿Podrías aclararlo?
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  7. Hola, MT Andrade, soy Manderley.

    Tu relato se lee con facilidad y el tema de la inteligencia artificial es interesante. Una sugerencia que te haría sería orientar la escritura a los "pensamientos" del robot, a mostrar cómo vive lo que le pasa, su proceso de aprendizaje y su toma de decisiones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, es una idea interesante. Veré si puedo meterme en la cabeza del robot.
      Gracias. Saludos.

      Eliminar
  8. Soy Menta, buenos días M.T. Andrade: Me ha gustado mucho tu relato del robot Tim. Es muy imaginativo, pero a la vez muy cercano a nosotros. Me parece una idea genial que cuentes la vida de este robot siguiendo los retos de literautas. Te animo a que lo hagas.

    He encontado algunas cosas, que desde mi punto de vista pueden mejorar tu texto.

    1. En la frase: "le mostré como caminar algo encorvado" es – cómo, con acento-.

    2. He buscado en la RAE ingresar y dice que significa: Entrar en un lugar.
    Tú pones: "ingresó al local" – pero se debe poner: -ingresó en el local"

    3. Empleas tres veces el verbo –ingresar-, deberías cambiar alguna vez por otro, como –entrar-.

    4. En las frases " Miró sobre el escritorio de la muchacha que aburrida había estado dibujando a lápiz. Había esquemas sombríos: ataúdes cruces en un cementerio"
    Creo que deberías poner entre comas, la aclaración de aburrida. Así: "Miró sobre el escritorio de la muchacha, que aburrida, había estado dibujando a lápiz". También falta una coma detrás de ataúdes. Cambiar así: "Había esquemas sombríos: ataúdes, cruces en un cementerio"

    5. En: "—¿Acaso estás loco Roberto? —gritó la Bruja y empujó el grandote irritada". No es: -el grandote- si no –al grandote-

    6. Debes cambiar la estructura de los primeros párrafos para que hables en presente y luego cuentes lo que ocurrión en el pasado. Esto te lo digo porque mezclas tiempos verbales. Ya te lo ha comentado K. Marce.

    7. En el siguiente párrafo, la última frase no la entiendo: "Le hice observar diferentes imágenes de chicas grabadas en la disquería, para que eligiera una y no dudara al momento de la invitación. Nos aburrimos de mostrarle imágenes recolectadas en días anteriores" No sé a quien te refieres cuando dices "Nos aburrimos". No has presentado al equipo instructor de Tim, parecía que solo le educaba el narrador. Creo que lo deberías presentar y mencionar al principio.

    8. Estas frases: —Quítate los que traes puestos o no vas a escuchar nada. ¿deberían estar con signo de admiración?: ¡—Quítate ....!

    Me ha gustado corregir tu relato porque según corregimos, vamos aprendiendo a escribir mejor.
    También me ha gustado mucho la frase: " jeans repletos de tajos" porque el otro día quería describir unos pantalones así, y no me salía qué palabra emplear. Gracias.

    Por hoy nada más, un saludo, Menta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Menta, agradezco mucho tus comentarios. Me son sumamente útiles. Me cuesta mucho corregir un texto que he escrito.

      Saludos Marcos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

LA AVENTURA DE TIM EL ROBOT

Día de la Virgen de Betharram