MICROCUENTOS


1959 INUNDACIONES

Mi cuarto año de escuela. Llovió el doble de lo previsto como máxima crecida milenaria y el agua desbordó los estoicos diques.

El líquido barroso se apoderó de varias manzanas y anegó la primera casa de mi cuadra, donde asomaba un muro. Pescador empedernido, se sentó sobre él, caña en mano y lanzó la plomada lejos. —Andrade, no va a pescar nada —le dijeron.
—Lo sé —respondió— pero podré contar que estuve pescando desde la esquina de mi casa.

Lenta y cruel la crecida llegó hasta la vivienda vecina agigantando el drama de una ciudad entera.

Veinte años después, como jefe de planta, escucharía decir a los últimos trabajadores que abandonaron la represa: «miramos desde el helicóptero, pensando que la veíamos por última vez»


Hoy en las noticias veo niños y ancianos desalojados. Lo sé, debería mostrar un giro en la historia que narro, pero todo continúa igual, excepto nosotros.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

LA AVENTURA DE TIM EL ROBOT

Día de la Virgen de Betharram