EL MICRORELATO QUE OLVIDÉ ENVIAR ESTE MES

     Pesebre

    Miró la niña su obra, había puesto todo, levantó la mirada: ―escucha Jesús, ¿está bien una enramada de palos con techo de paja? En tu país hay pocos árboles, dijo mi tío,  sí muchísimas piedras y arena gris. ¿Naciste en una gruta?

  No imagino una gruta, no las conozco. ¿O naciste en esos lugares donde siempre nieva en Navidad…?
 

    ¿Debo rezar? ¿Así sabré cómo fue? ―Contempló su rostro en el espejo del estanque… colocó otro patito.

    En el silencio de su abierto corazón le pareció escuchar: ―Marta, Marta, has elegido la mejor parte.


    ―Sabes, pintaré al niño…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Día de la Virgen de Betharram