PRIMER CUENTO

     Cuando mi nieta mayor era pequeña compré un libro de cuentos infantiles. Cada vez que me visitaba me pedía que le leyera algún cuento. 
     Más adelante, cuando aprendió a leer, jugábamos con los mismos cuentos, leyendo cada uno un párrafo, todos los presentes participaban de la lectura.
     Al finalizar la escuela se llevó el libro y lo regaló para la bibioteca.
Casi un año antes, en lugar de leer o inventar un cuento en el momento, decidí escribir uno. 
Un cuento sobre mi niñez, el título fue la abuela vieja, como le decíamos a mi bisabuela.
     Lo leyó muy seria, -no podías abrir la canilla.- me dijo.
Días después mi esposa lo leyó para radio María.

     Hoy, luego de algunos años, volví a leerlo. que pasó un largo rato, antes de que volviera a la realidad. Durante ese momento, estuve con mi nieta de hace unos años y con mis abuelas.

Es parte del placer de escribir.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Día de la Virgen de Betharram

EL MICRORELATO QUE OLVIDÉ ENVIAR ESTE MES